La chica de Kyushu de Seicho Matsumoto

Compartir esta nota en las redes sociales

La chica de Kyushu (Kiri no Hata, 1961) de Seicho Matsumoto es una auténtica novela negra llena de tramas de misterio, injusticia y venganza que además cuestiona la sociedad en la que se desarrolla la historia.

La historia comienza con una joven de pocos recursos, Kiriko Yanagida, viajando desde la lejana isla de Kyushu hasta Tokio para entrevistarse con uno de los mejores abogados de todo Japón, Kinzo Otsuka. El hermano de la joven ha sido acusado de asesinato, por lo que la joven decide intentar conseguir la ayuda del famoso abogado. Y es que la joven está convencida de la inocencia de su hermano y teme que se le condene a la pena de muerte, pues todas las pruebas le incriminan.

Desgraciadamente, Yanagida pronto se da de bruces con la dura realidad: las tarifas de Otsuka son extremadamente elevadas. Dado que la joven no puede pagarlas, intenta tocar la fibra sensible del abogado, hablando de justicia y de la desigualdad entre ricos y pobres, pero distraído por temas personales, el abogado rechaza el caso sin más. A partir de ahí la historia tomará un cauce totalmente impredecible.

Meses más tarde, el abogado recibe una dura carta de la joven, informándole de que su hermano ha muerto en la cárcel “con deshonra, como un ladrón y un asesino”. La joven indudablemente culpa a la falta de interés de Otsuka y a sus elevados honorarios por la muerte de su hermano, por lo que el abogado, sintiéndose culpable, comienza a investigar el caso por su cuenta.

Fuente: japonismo.com